LOS CAMOTES EN PUEBLA

Galería de imágenes:
¡Hola! compañeros somos los Piratas del saber y hablaremos de un dulce típico en el estado de Puebla `el camote`.
Cuaderno digital: 

Antes de hablarles de este dulce conozcamos algo sobre un ingrediente necesario para la fabricación del mismo.


PLANTA DEL CAMOTE


El camote es domesticado desde hace miles de años en el continente americano, siendo alimento importante para los pobladores de la costa; posteriormente se extiende  a los valles interandinos cálidos en la selva amazónica. Es una raíz reservante con alta concentración de azucares, caroteno y pro vitamina A.


Con alta productividad, bajos costos de producción bastante rústico y que generalmente se le maneja en el campo en forma natural. Tiene múltiples aplicaciones, en la cosecha se utiliza toda la planta sea como alimento, forraje, medio de propagación o como materia prima súper barata para la industria. 


 


 


Los camotes son originarios del estado de Puebla, y de la misma manera tiene su historia.


Se pueden encontrar tres versiones sobre su origen.


La primera cuenta que en un Pueblo, cerca de la Ciudad de Puebla, había un convento de monjas dedicadas a la enseñanza para niños. Cierto día, uno de estos ideó gastar una broma a una monja que tenía una olla al fuego. Para hacerlo cogió un camote, lo echó a la olla, lo revolvió con azúcar y lo batió para que se formara una masa que fuera difícil de quitar a la hora de lavar. Al poco rato llegó la monja, probó la revoltura y le gustó. De esta forma se hizo el dulce de camote.



La segunda versión cuenta que de Oaxtepec, (en el actual estado de Morelos), llegó una muchacha llamada María Guadalupe, con el fin de ordenarse en el convento de Santa Clara de Jesús. Cierto día, pensó enviarle un regalo a su padre, fue a la huerta del convento, recogió algunos camotes y los coció. Los revolvió con azúcar, raspadura de limón e hirvió todo hasta formarse una masa. La retiró de la lumbre, esperó a que se enfriara e hizo con ella dos cilindros de dos centímetros de diámetro por 15 de largo. Esperó a que se secaran, los envolvió con papel y los envió a su padre, iniciándose así una gran tradición.


 


La tercera versión, todas las monjitas de la época colonial, su sustento diario provenía de las donaciones que las personas acaudaladas de la época hacían a sus conventos. Sin embargo, lo que siempre existía a la mano, por lo barato de su precio, era el camote. Así que un día, un alto ministro de la iglesia católica, estaba a punto de visitar uno de esos conventos, y una novicia tuvo la genial idea de darle literalmente al visitante “camote” como postre.



 



Ingredientes:


500 gramos de camote


1 1/3 tazas de azúcar granulada


3/4 de taza de agua


1 taza de piña molida


1 limón, su jugo  


80 cm. de papel encerado de 15 cm. de ancho


1 brocha para barnizar 


Miel:1/2 taza de azúcar granulada


1/4 de taza de agua


 

Procedimiento:


Lava y pon a cocer los camotes con todo y cáscara. Quítales la cáscara y ponlos en agua con el jugo de limón durante 20 minutos.                                                                                          


Escúrrelos y deshazlos con una cuchara de madera.


Pon al fuego 1 2/3 de tazas de azúcar con 3/4 de taza de agua; cuando tome punto de bola de suave*, agrega el camote cernido y menea continuamente.


Cuando espese, añade la piña molida, deja el fuego suave y mueve sin cesar hasta que se vea el fondo del cazo y cuando tomes un poco de pasta con una cuchara y la voltees, la pasta ya no escurra.


Retira el cazo del fuego y bate la mezcla un poco. Cuando enfríe por completo, pon una cuchara de pasta en una servilleta húmeda y muévela para que la pasta tome forma cilíndrica.


Coloca el camote sobre una tabla de madera. Haz lo mismo hasta que se termine la pasta: humedece y exprime la servilleta cada vez. Cuando hayas formado todos los camotes, ponlos al sol.


Al día siguiente voltéalos con cuidado con una pala y vuélvelos a asolear. Cuando los quites del sol, (Deben estar calientes todavía) barnízalos de miel con la brocha. Miel: Pon al fuego el azúcar con el agua y cuando estén secos envuélvelos en rectángulos de papel encerado de 15 x 10 cm. tuércele las puntas al papel.


 


 


Este dulce siempre genera alegría, produce orgullo ya que refleja un innumerable esfuerzo de los fabricantes por lograr que Puebla sea un lugar lleno de amor y dedicación.


Lo puede fabricar todas las personas.


Lo pueden encontrar en la ciudad de puebla.

Autores: 
Cristina del Rosario Hernández, Carolina Chávez Cruz, Ana Karen Ahuatl Herrirías, María Edith Cruz Beltrán.
Descripción de algún proyecto relacionado con tu retrato: 
En diferentesb retratos nos hablan sobre platillo típicos.
Fuentes de información: 
www.insitu.org.pe/webinsitu/camote.htm
Centro educativo: 
Telesecundaria 82
Clase: 
Los Piratas del Mundo del Saber
Javascript presenta este mapa

Fichas relacionadas