Jasy Jateré

Le mostramos la historia de un personaje mitológico famoso en el Paraguay
Cuaderno digital: 
Es el genio de la siesta, un duendecillo travieso, niño hermoso, pequeño, desnudo, rubio, de cabellos dorados y ondulados; porta un bastoncito de oro, a modo de vara mágica, fuente de su poder mágico de atracción, que nunca abandona, y los indígenas guaraníes sostienen que imita el canto de los pájaros. Vive en el bosque; en huecos de troncos de grandes árboles del bosque A Jasy Jatere y se lo ve aparecer, especialmente en la época del avatiky (,choclo o maíz tierno que le gusta comer). El Jasy Jatere atrae a los niños con su silbato o tocándolos con su bastón Los rapta y se los lleva al bosque donde los retiene durante algún tiempo, los alimenta con miel silvestre y frutas, juega con ellos y al fin los suelta o los deja enredados en ysypo (liana), pero – cuando son encontrados - esos niños ya se han vuelto tontos, mudos o sordomudos. También afirman que, cuando Jasy Jatere, como muestra de afecto besa al chico en la boca, éste se vuelve tonto, mudo y lo abandona. Para ganar la amistad de Jasy Jatere, el indígena paraguayo acostumbra dejar un poco de tabaco en los alrededores de la casa o en las sendas de entradas al bosque. Cuando Jasy Jatere pierde su bastoncillo y su silbato se vuelve inofensivo, porque perdió su poder mágico. Jasy Jatere es el cuarto hijo de Tau (espíritu del mal) y de Kerana (diosa del sueño). Arbol Genealógico Los siete mitos generados por la convivencia de TAU y KERANA son: TEJU JAGUA, MBOI TU´I, MOÑAI, JASY JATERE, KUIRUPI, AO AO, LUISON. TEJU JAGUA: uno de los mitos mayores, que tenía la forma de lagarto colosal, con siete cabezas de perro. Fue el primer hijo del espíritu maléfico: TAU y KERANA, maldecido por ARASY. Nunca pudo hacer uso de sus fuerzas sobrenaturalez, debido a la pesadez de su cuerpo. Fué considerado como el dominador de las cavernas y protector de las frutas. MBOI TU´Î: serpiente de colosal tamaño con pico de loro. Al segundo hijo de TAU y KERANA . Su dominio se extendía por los grandes esteros. Fue considerado como Díos de los anfibios, de los animales acuáticos, del rocio, de la humedad y de las flores. MOÑAI: tercer hijo de TAU y KERANA. Díos de los campos, de los aires y las aves. Protector de los robos y las picardías. Fue incinerado por ARAVE-TUME en la gruta de lioñaikue (Dpto. de Yaguarón) juntamente con los siete hermanos suyos y con éllos, Porâsy (hija de Rupavê), la hermosa doncella que se sacrificó por remidir a su pueblo de la maldición de aquellos siete fenómenos meléficos. JASY JATERE: el cuarto hijo de TAU y KERANA. Hombrecillo de cabellos dorados, señor de las siestas, poseedor de la varilla mágica, protector de la yerba, hechicero. Tenía la afición de extraviar a gente para llevarles junto a sus hermano el AO AO que era caníbal. KURUPI: el quinto hijo de TAU y KERANA. Díos de la sexualidad, dominador de las selvas y los animales silvestres, Tenía la afición de secuestrar mujeres y criaturas, Su miembro viril era tan largo como un lazo. AO AO: el sexto hijo del espíritu maléfico TAU y KERANA, que era el díos de la fecundidad. Procreó de tal modo que sus decendientes eran mumerosísimos. Se consideraba como el dominador de los Cerros y Montañas. Según la tradición, los AO AO vivian como los jabalies en grandes manadas, y como eran caníbales, preseguían a las gentes.Cuando éstas, por escaparse, se subían a un árbol corpulento, los rodeaban gritando en coro: AO AO AO!. Luego cavaban las raíces del árbol y volteaban el árbol para devorar a sus víctimas. Pero aquellas que subian a una palmera, se salvaban como si esta guardara alguna virtud secreta contra ellos. LUISON: el séptimo hijo del maléfico espíritu TAU y KERANA. Señor de las noches y compañero inseparable de la muerte. Sus dominios se extendían por los cementerios y se supone que se alimentaba exclusivamente de carne de muertos. Su fealdad, su cabellera larga y sucia, su palidez mortal y el dolor fético que despedía causaba repugnancia y un terror. Si una mano fría, humeda y viscosa, sientes pasra por alguna parte de tu cuerpo en la oscuridad de la noche, es LUISON que te llama y te asegura que tu fin se aproxima. Para conjurarlo, pon debajo de tu lengua un poco de tierra donde ha posado tu planta y llama por tres veces seguidas: `LUISON, LUISON, LUISON`
Autores: 
Guillermo Ortiz, Anibal Ramirez, Rodolfo Sanchez, Eduardo Souto, Sebastián Quevedo, Andrés Bertón
Centro educativo: 
Colegio de San Jose
Clase: 
Internautas
Javascript presenta este mapa

Fichas relacionadas