La Leyenda del Enano de Uxmal

Galería de imágenes:
Uxmal, en maya, se pronuncia `ushmal`
Cuaderno digital: 

Según esta leyenda, llamada del enano o del adivino, este personaje vivió en un pueblo cercado a Uxmal, una de las principales ruinas arqueológicas de Yucatán.

Una vieja hechicera, que lamentaba no tener un hijo, en su desesperación  envolvió en un paño el huevo de una gallina, que colocó en un rincón y del cual, con gran sorpresa, nació un niño que al año ya parecía un hombre ya adulto y que dejó de crecer.

La vieja trató como nieto al enano, y un día éste aprovechó la oportunidad de separar las leñas del fogón que tanto cuidaba la vieja. En ésta descubrió un TUNKUL (Madera hueca parecida al tambor) y una sonaja, y tocó ambos instrumentos, cuyos sonidos se escucharon en poblaciones próximas.

La hechicera reprendió al enano con dureza, y el enano se disculpó, diciendo que el pavo había hecho semejante ruido al mover la cabeza.

Como en Uxmal se había anunciado que cuando se escuchara el sonido del tunkul y de la sonaja, caería el poder del rey y subiría en su lugar el que lo hubiese tocado, por lo que éste desafió de mala voluntad al enano, retándolo a que se dejase romper con un mazo 4 canastas de cocoyoles (fruto parecido a una nuez, muy duro sobre todo en su semilla) y dejarse aplicar 100 azotes atado a una columna.

Ganaría el desafío aquel que de los dos que resistiese la prueba.

En cumplimiento del convenio, el rey mandó a que en presencia del pueblo se celebrara lo pactado.

A los 3 días se presentaron en Uxmal el enano y el rey para el duelo.

 

El rey exigió que el enano fuese el primero en la prueba de los cocoyoles, la que hizo hasta terminar, resistiendo el enano con gran asombro de la multitud y de su enemigo, esto lo pudo hacer pues la hechicera le había colocado una especie de casco de piedra debajo de la piel de la cabeza.

El rey hizo luego preguntas difíciles al enano, el cual contestó con gran acierto. El miedo del rey llegó entonces al pavor y se sometió a su vez a la prueba, muriendo al tercer cocoyol que le rompieron en la cabeza.

El enano fue proclamado rey de Uxmal.

Ya una vez siendo rey, mandó a hacer un palacio para la hechicera a quien le debía el triunfo por haberle puesto una corona de pedernal oculta debajo del cabello, y también hizo edificar para sí otro palacio.

Ambas construcciones son hoy en día las ruinas de Uxmal y que se llaman: Casa de la vieja y casa del enano o adivino.
Autores: 
Adriano Pinto García, y otros.
Clase: 
Cachorros
Centro educativo: 
Escuela Secundaria General Benito Juárez García
AdjuntoTamaño
420154_Uxmal2.jpg
Uxmal2.jpg
21.69 KB
420155_Enano_uxmal1.jpg
Enano_uxmal1.jpg
25.61 KB

Fichas relacionadas